SEDE ELECTRÓNICA

EspañolValenciàEnglishDeutch

EL TIEMPO

HOY

13ºC


domingo

17ºC

12ºC

lunes

18ºC

13ºC

martes

19ºC

13ºC

miércoles

19ºC

13ºC

CALENDARIO

INICIO

Descarga nuestras apps

El Poble Nou de Benitatxell repara el pararrayos que desde hace 60 años protege al pueblo de las "colosales tormentas".

10 noviembre 2017

Tras el rayo que destrozó la cúpula de la iglesia, las vecinas del municipio recaudaron fondos para colocar la instalación que protegiese al pueblo de los relámpagos.

La reparación del pararrayos se ejecutará el 5 de diciembre financiado por el consistorio con 4000 euros.

El ayuntamiento del Poble Nou de Benitatxell ya ha contratado a una empresa especializada para reparar el pararrayos que, colocado en el campanario desde finales de los años sesenta, protege al pueblo en las tormentas. La reparación ha sacado a la luz una emocionante historia humana del esfuerzo de todo un pueblo a finales de los años 60 para protegerse de las tormentas con aparato eléctrico desde que en abril de 1940 cayera un rayo que destrozó la cúpula y cuya reparación se hizo entonces de manera precaria. “…en la noche del 10 al 11 de abril de 1940, sobre las doce de la noche, una colosal tormenta acompañada de aparato eléctrico descargó sobre la población, y no sólo incendió una casa, sino que una chispa eléctrica derrumbó prácticamente la cúpula del templo parroquial…” apuntan Vicente García Morant y Juan bautista Pedrós Martínez en el libro Historia del Poble Nou de Benitatxell.

El estruendo de aquel rayo que destrozó la cúpula atemorizó a los vecinos, que desde aquella madrugada comenzaron a movilizarse para instalar un pararrayos. Sin embargo, en aquellos tiempos de penuria económica de posguerra, solo les alcanzó para colocar un artefacto muy rudimentario. Tampoco pudieron sustituir las tejas rotas por las originales azules y blancas, y se repusieron por tejas comunes. Ahora ya lucen con todo su esplendor con la reciente restauración costeada por el Ayuntamiento con el patrocinio de VAPF. En cuanto al pararrayos, no fue hasta finales de los años 60 cuando el colectivo de las amas de casa comenzó a movilizarse para conseguirlo. “Hacíamos de todo, chocolatadas el día de San Blas, rifas, souvenires… y la gente se volcó y por eso pudimos comprar el pararrayos” apuntan vecinas como Tonica Marqués y Maria Pastor Català, esta última presidenta de las Amas de Casa a finales de los sesenta, siendo cura párroco Francisco Llopis Blasco, que ejerció desde 1967 a 1973.

La reparación del pararrayos se ejecutará el 5 de diciembre financiado por el consistorio con 4000 euros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.